Aquí puedes encontrar recetas similares a las de toda la vida pero en lugar de ingredientes que pueden producir reacciones alérgicas, como el huevo, la leche, o los cereales, entre otros, se han sustituido por otros parecidos en sabor y apariencia.

Son platos sencillos de preparar y con ingredientes que pueden encontrarse en cualquier supermercado.

Porque queremos que ni tú ni los que más quieres tengáis que renunciar al placer de la comida debido a una alergia alimentaria.